Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

sábado, 7 de diciembre de 2013

Los intervalos entre las mamografías afectan al pronóstico del cáncer de mama

Los intervalos entre las mamografías afectan al pronóstico del cáncer de mama

Un estudio demuestra que las mamografías que se realizan con un intervalo de menos de un año y medio entre cada una reducen la tasa de positividad en los ganglios linfáticos y mejora el pronóstico de las pacientes.

Un estudio sobre la detección del cáncer de mama a través de las mamografías revela que las pacientes a las que se les realizó la prueba con mayor frecuencia tenían un índice de positividad del ganglio linfático mucho más bajo en comparación con las mujeres a las que se realizó la mamografía cada más tiempo. Los resultados han sido expuestos en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica.
"En su camino a otras partes del organismo, los ganglios linfáticos son la primera localización en la que el cáncer de mama se asienta antes de producir la metástasis", dice Lilian Wang, profesora asistente de radiología en la Feinberg School of Medicine en Chicago (EEUU). "Cuando el cáncer de mama se ha extendido a los ganglios linfáticos, normalmente se trata al paciente tanto local como sistémicamente con terapia hormonal, quimioterapia, trastuzumab o una combinación de estas terapias", comenta.
Históricamente, las organizaciones de la salud han recomendado mamografías anuales empezando a los 40 años. Sin embargo, en 2009, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF en sus siglas en inglés) anunció una nueva recomendación de realizar las mamografías cada dos años en mujeres entre los 50 y 74 años.
El estudio incluyó a 332 mujeres a las que se les detectó el cáncer de mama con mamografías entre 2007 y 2010. Se dividió a las mujeres en tres grupos en función del tiempo transcurrido entre cada uno de sus exámenes mamográficos: menos de un año y medio, de un año y medio a tres y más de tres. De esta forma había 207, 73 y 52 pacientes en cada grupo.
Al controlar la edad, la densidad de la mama el alto riesgo y un historial familia de cáncer mama, los investigadores determinaron que las mujeres del grupo de menos de un año y medio tenían la tasa más baja de positividad en los ganglios linfáticos con un 8,7 por ciento. Además, esta tasa era mayor en el segundo grupo que en el tercero, con un 20,5 por ciento y un 15,4 por ciento, respectivamente.
"Nuestro estudio demuestra que las mamografías realizadas en un intervalo de menos de un año y medio reducen la tasa de positividad en los ganglios linfáticos, mejorando así el pronóstico de las pacientes", explica Wang. "Deberíamos seguir las guías de la Asociación Americana contra el Cáncer y otras organizaciones que recomiendan que las mujeres se realicen mamografías diarias a partir de los 40 años", concluye.

fuente: diario medico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada