Buscar en esta Enciclopedia

lunes, 3 de octubre de 2011

Sólo un 1% de mujeres con cáncer de mama recae tras un tratamiento de radioterapia intraoperatoria

Sólo una de cada 100 mujeres con cáncer de mama recae tras un tratamiento de radioterapia intraoperatoria (RIO), 10 años después del tratamiento, según un estudio del director científico de CNAO. de Pavía (Italia), Roberto Orecchia.

La investigación demuestra que la tasa de recidiva en mujeres con cáncer de mama se reduce hasta el 1,4% de las pacientes. En dicho estudio han participado 1.822 mujeres jóvenes, con tumores localizados de riesgo y habitualmente sin ganglios afectados.

Según uno de los directores del seminario internacional sobre radioterapia intraoperatoria organizado por el Grupo IMO, Hugo Marsiglia, "este tratamiento a dosis únicas también está indicado para mujeres de más de 60 años con tumores de 2 centímetros y medio de diámetro, aunque en estos casos la recaída se sitúa en el 1,7%, a 10 años, lo que significa que es una técnica efectiva".

En este sentido, "en la unidad de Alcázar de San Juan del Instituto Oncológico de Castilla-La Mancha, ya se ha comenzado a aplicar esta técnica que ha convertido a este centro en el primero de España que dispone de un equipo de alta tecnología para administrar tratamientos de radioterapia intraoperatoria en cáncer de mama".

La radioterapia intraoperatoria se aplica en una única dosis de radiación de alta intensidad, durante la cirugía de extracción del tumor. El objetivo es, según Marsiglia, "alcanzar dosis más altas y de forma más selectiva sobre el tumor o su lecho, a la vez que se desplaza del campo quirúrgico de irradiación los órganos sanos próximos al tumor".

El experto detalla que "es una técnica multidisciplinar que requiere la participación y coordinación de un importante número de profesionales".

Para el catedrático y jefe del departamento Oncología del Hospital Universitario Gregorio Marañón (Madrid) y director científico del Grupo IMO, Prof. Felipe Calvo, "es una técnica que ha demostrado su eficacia y eficiencia, al convertirse en una opción terapéutica a la medida del paciente oncológico, ya que en la planificación previa antes de la cirugía de resección tumoral se conoce con exactitud lo que se va a encontrar el cirujano, así como la localización exacta y la dosis de radiación que administrará el oncólogo radioterápico".

Este desarrollo tecnológico y línea de investigación en esta técnica permite reconstruir en 3D el tumor y todos los órganos próximos antes de la cirugía. "Es, sin duda, la aportación técnica más importante en el campo de la radioterapia en los últimos años, porque ya es posible obtener el 80% de la información sobre la lesión tumoral antes de operar e irradiar", concluye el Prof. Calvo.


fuente: univadis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada