Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

viernes, 20 de septiembre de 2013

La proteína RANK influye en la diferenciación celular en mama

Pasquale Pellegrini, Eva González-Suárez y Àlex Cordero Casanovas
La sobreexpresión de la vía de señalización de la proteína RANK se asocia con la diferenciación de las células del tejido mamario, por lo que podría tener un papel importante en el desarrollo del cáncer de mama, según los resultados de un estudio dirigido por Eva González-Suárez, del grupo de Transformación y Metástasis del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell).
El trabajo, que publica la revista Stem Cells, describe el papel que desempeña la proteína RANK en el proceso de diferenciación de las células mamarias en un modelo animal de ratón transgénico que tiene esta vía de señalización molecular sobreactivada.
En un ratón no transgénico con niveles de RANK normales, las células de los ductos están diferenciadas en dos linajes: las células luminales que están orientadas a la luz del conducto y las células basales que las recubren, ha explicado González-Suárez.
"Las dos poblaciones celulares están perfectamente separadas y ordenadas pero en los animales modificados genéticamente con altos niveles de expresión de RANK se observan diversas anomalías que afectan la morfología: los ductos están desorganizados, no se forman capas continuas de células y éstas no están orientadas como deberían".
  • Los ratones que tienen sobreactivada la vía de RANK presentan una acumulación de células madre de tejido mamario que aún no han sido diferenciadas en células específicas
Estos científicos han demostrado que los ratones que tienen sobreactivada la vía de RANK muestran una acumulación de células madre mamarias que aún no se han diferenciado, además de células con características basales y luminales que tampoco han llevado a cabo el proceso de diferenciación.
La investigadora ha explicado a Diario Médico que esta acumulación de células madre conduce al desarrollo de tumores heterogéneos que son más inespecíficos y con una evolución menos predecible, por lo que también son más difíciles de tratar y tienen peor pronóstico.
Este trabajo también demuestra que en los ratones no modificados, cuando envejecen y después de muchas gestaciones, aumentan de forma natural los niveles de RANK, lo que podría explicar en parte que con la edad se incremente el riesgo de padecer este tipo de cáncer.
Otros estudios
Otras investigaciones previas de este mismo grupo de trabajo ya habían demostrado que la sobreactivación de la vía de señalización RANK promueve el inicio, progresión y metástasis de los tumores en las células epiteliales de mama. Los nuevos resultados refuerzan la importancia de esta proteína, ya que ponen sobre la mesa indicios que apuntan a que ejerce un papel importante en todo el proceso de diferenciación celular de este tejido.
Uno de los próximos pasos en esta línea de investigación será explorar si, por ejemplo, el denosumab, un fármaco inhibidor de esta vía que ya se usa para el tratamiento de metástasis óseas y osteoporosis, tiene un efecto protector frente a la formación de tumores de mama mediados por progesterona y un efecto preventivo en la iniciación tumoral y en la metástasis pulmonar.
Uno de los primeros objetivos de este grupo será analizar los patrones de expresión de la vía RANK en más de 300 muestras de pacientes con cáncer de mama con la intención de buscar su correlacion con la incidencia de metástasis y con la respuesta a los tratamientos actuales.

Premio Susan G. Komen por su potencial

La directora del grupo de Transformación y Metástasis del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), Eva González-Suárez, ha recibido un premio de
la fundación Susan G. Komen en la categoría de Career catalyst, orientado a jóvenes investigadores, dotado con 450.000 dólares para desarrollar un proyecto de tres años en el que estudiará la posibilidad de utilizar la vía de señalización RANK como nueva diana terapéutica en cáncer de mama.
Uno de los requisitos para optar a este galardón es que la investigación tenga potencial para ofrecer beneficios clínicos en un plazo máximo de diez años.

fuente: diario medico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada