Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

viernes, 15 de junio de 2012

Nuevos marcadores afinarán el tratamiento del cáncer mamario


El diagnóstico molecular de los tumores garantiza una tipificación precisa frente a las pruebas inmunohistoquímicas, más sujetas a la variabilidad de su ejecución. Algunos trabajos presentados en la reunión de ASCO indagan en las ventajas del conocimiento genómico del cáncer


"Un tumor tonto es más listo que diez oncólogos listos". Con esta frase, George W. Sledge, el anterior presidente de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO), recordaba a sus colegas que el camino para acorralar definitivamente al cáncer no es sencillo. La asociación de fármacos es clave. Determinar a qué tipo tumoral concreto se corresponde el tratamiento más efectivo, también. El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam) ha presentado en la última reunión de ASCO, en Chicago, los resultados de varios estudios en esa dirección.

Uno de ellos, expuesto en una comunicación oral dentro de la mesa sobre biología tumoral, analizaba mediante un test diagnóstico genético las muestras tumorales de un ensayo de Geicam de 96 pacientes con cáncer de mama triple negativo; a diferencia de lo que ocurría hace años, este tipo de cáncer mamario es el que cuenta con opciones terapéuticas más limitadas y, por tanto, peor pronóstico. Las pacientes se habían dividido en dos brazos; en uno la quimioterapia incluía carboplatino y en el otro, no. "Comparamos los resultados obtenidos mediante el test genético -llamado PAM50, al que añadimos más genes a determinar- con los alcanzados por las pruebas inmunohistoquímicas, y vimos que se confirmaba que las muestras analizadas eran basales en un 88 por ciento", explica Eva Carrasco, directora científica de Geicam y una de las investigadores del estudio. Además, se detectó una serie de genes que indicaban la predisposición a resistencia en general a la quimioterapia, mientras que en otro subgrupo, otros genes se asociaron a una mejor respuesta a carboplatino.

"La era del café para todos se acabó. Tenemos subpoblaciones de pacientes en las que el tratamiento está claro, pero aún nos queda el 90 por ciento del camino. Y ahí entran los test genómicos", apunta Miguel Martín, presidente de Geicam y jefe de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid.
Martín ha aludido a otro estudio de Geicam, presentado también en una sesión oral del congreso, sobre 2.000 pacientes con tumor mamario y ganglios axilares negativos a las que se administró la terapia estándar con antraciclinas o bien combinada con taxol, obteniendo éste una mayor tasa de respuesta: "Se produjeron menos recaídas y menos muertes cardíacas, al reducir las dosis de antraciclinas. El siguiente paso ahora es, con las muestras de este ensayo, validar en qué pacientes resulta más beneficioso, y para ello trabajamos en un predictor genómico de respuesta a taxol".



fuente: diario medico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada