Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

sábado, 4 de mayo de 2013

Clasificación más objetiva de los tumores mamarios

Un nuevo sistema define el tamaño del cáncer para ayudar al especialista a prescribir el mejor tratamiento.
María José Ortiz, Carlos Parra y José Luis Lopez


La Unidad de Oncología Radioterápica y el Grupo de Innovación Tecnológica del Hospital Universitario Virgen del Rocío, de Sevilla, ha desarrollado un sistema -integrado en el proyecto de investigación Hedecama (acrónimo de Herramienta de decisión en cáncer de mama)- que permite clasificar los tumores de mama según su tamaño, lo que ayuda al especialista a determinar el tratamiento que se prescribe.
Gracias a esa aplicación se puede detectar el tamaño del tumor en los informes de anatomía patológica recogidos en la historia clínica digital y, por eso, "cuando viene una paciente tenemos un instrumento que, de forma automática, al introducir los datos, nos da las alternativas de tratamiento más adecuadas de manera objetiva, de acuerdo con las guías de práctica clínica", subraya María José Ortiz, jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del hospital.
  • Además de en el diagnóstico y en el pronóstico, la nueva herramienta informática contribuye a evitar la variabilidad en la práctica clínica del oncólogo
Este grupo se encontró con una dificultad añadida y es que el médico registra la información en lenguaje natural (texto libre), "y el lenguaje que se utiliza en el historial clínico no es el adecuado para transferirlo a la herramienta", apunta Carlos Parra, jefe de Sección de Innovación Tecnológica del centro. Al dotar a esta aplicación de inteligencia artificial es posible extraer los datos del tamaño del tumor sobre el texto que escriben los especialistas, "algo que de forma natural no es tan sencillo", apunta José Luis López, oncólogo radioterápico del citado centro.
Ventajas
Hasta ahora, toda la información que se guardaba en las estaciones clínicas es texto libre y existe mucha variabilidad a la hora de describir el tamaño del tumor.
En este servicio tratan al año aproximadamente a 300 pacientes y puede producirse algún error humano en la recogida de datos; sin embargo, la herramienta los minimiza al ser automática. "Ya la hemos probado con 68 pacientes tratadas de enero a abril de 2012 y observamos que estructuró lo que estaba desestructurado. Luego lo revisamos y comprobamos el grado de acierto que había tenido, que ha sido mayor del 95 por ciento", comentan los especialistas.
La tecnología diseñada tiene varios usos: uno de ellos es el diagnóstico, ya que facilita una orientación basada en la evidencia científica, lo que permite a los profesionales establecer el diagnóstico definitivo. Ayuda también a proporcionar el mejor tratamiento posible y a que en el futuro se realicen nuevos estudios de investigación. Asimismo, sirve de apoyo al médico a la hora de tomar una decisión con más seguridad y evita la variabilidad en la práctica clínica. Cuando el proyecto esté completo, probado y validado, este grupo augura que tendrá un gran impacto en la práctica clínica porque se tendrá acceso a una herramienta de consulta que proporcionará información veraz y contrastada.

diario medico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada