Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

viernes, 11 de enero de 2013

Cambios en la terapia del cáncer de mama

Bolero y Emilia son dos nombres que no habrán pasado desapercibidos este año a los oncólogos. La Asociación Americana de Oncología Médica (ASCO) encabeza con estos ensayos los cinco avances presentados en 2012 que previsiblemente cambiarán la práctica clínica en este campo.


El estudio Bolero-2, dirigido por el español José Baselga, del Centro del Cáncer Memorial Sloan Kettering (Nueva York), tuvo que interrumpirse antes de finalizar al constatarse la llamativa superioridad de añadir everolimus al tratamiento con exemestano en la supervivencia libre de enfermedad en pacientes posmenopáusicas con cáncer de mama avanzado y resistente a la terapia hormonal.
En el Emilia, del que también es coautor Baselga y que contó con la participación de varios hospitales españoles, la molécula conjugada T-DM1 (combina trastuzumab y el citotóxico emtansina) eleva la supervivencia libre de progresión en las mujeres con cáncer de mama HER2 positivo avanzado, con menos toxicidad que la terapia de lapatinib más capecitabina.
Neoadyuvancia
En el cáncer de esófago, la fase III de un estudio sobre 366 pacientes demostró que el tratamiento neoadyuvante con quimioterapia (carboplatino y paclitaxel) junto con la radioterapia, sumados a la cirugía posterior, obtenía beneficios sustanciales comparado con el abordaje quirúgico solo. Los resultados de este trabajo, dirigido por Ate van der Gaast, de la Universidad de Erasmo (Holanda), reflejaron que los pacientes con el tratamiento neoadyuvante multiplicaban por dos la mediana de supervivencia global (49 frente a 24 meses), y el 29 por ciento registró una remisión completa.
Los tumores de aparato digestivo también han protagonizado uno de los mayores estudios sobre cribado del último año; en concreto, el trabajo comparó la eficacia de la sigmoidoscopia flexible frente a la de la colonoscopia para reducir la mortalidad por cáncer colorrectal. Cerca de 154.000 pacientes fueron seguidos durante 11,9 años. El screening con sigmoidoscopia arrojó una reducción del 21 por ciento en la incidencia y del 26 por ciento en la mortalidad. Christine D. Berg, de la División de Prevención en el Instituto Nacional del Cáncer estadounidense, coordinó este trabajo.
La ASCO también destaca el ensayo Arrirm, sobre 1.199 varones con cáncer de próstata avanzado, previamente tratados con docetaxel, en los que resultó beneficioso el fármaco hormonal enzalutamida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada