Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

miércoles, 12 de junio de 2013

El apoyo familiar ayuda a la mujer con cáncer de mama a recuperar su autoestima

Una actitud positiva y el apoyo familiar ayuda a la mujer con cáncer de mama a mejorar su autoestima tras ser intervenida y haber experimentado los efectos secundarios propios del tratamiento de la enfermedad, señalan desde la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA).

“Lo primero es aceptarse a una misma con un cuerpo diferente, pero la comunicación y puesta en común de las preocupaciones con los seres queridos es considerada como una herramienta esencial en el proceso de la enfermedad. De una comunicación positiva depende la aceptación de haber sufrido la enfermedad por parte del paciente, su autoestima y en definitiva, su calidad de vida”, ha señalado la presidenta de la Federación, Roswitha Britz.

Y es que el grado y la visibilidad externa de los cambios físicos que experimentan algunas mujeres condicionan, entre otros factores, “la intensidad de su impacto sobre la percepción de la propia imagen personal”. “Por ese motivo, es fundamental que exista un proceso de adaptación y apoyo psicológico y moral una vez acabado el tratamiento”, ha dicho esta experta. 

En las situaciones en que se puede prever un cambio físico, como ocurre con la mastectomía, a pesar del gran impacto, su conocimiento previo se percibe como un elemento que influye positivamente en el proceso de adaptación y en la toma de decisiones sobre realizar o no una cirugía reparadora. 

“Los senos son un símbolo de seducción y feminidad en la mujer. Por eso, la posibilidad de realizar una cirugía reparadora puede proporcionar una mayor positividad en la percepción de la autoimagen de las pacientes”, ha señalado esta representante. 

Al hecho de la repercusión que puede conllevar la mastectomía en la mujer, a las pacientes de cáncer de mama se les suma el aumento significativo de peso y la pérdida de cabello, algo que describen como un factor negativo. 

Con todo, las pacientes demandan que en este tipo de casos encuentran poca receptividad en los profesionales. “Tanto si han tenido información previa como si no, la percepción es de cierta banalización y gran variabilidad entre los profesionales, para quienes dicha información parece depender más de su sensibilidad personal que del reconocimiento de este problema como una necesidad de atención específica”, ha denunciado Britz.


Fuente: ConSalud.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada