Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

lunes, 21 de abril de 2014

La leche materna reduce el riesgo de enfermedades en los bebés de bajo peso

Tomar 10 ml de leche materna en los primeros 14 días reduce la sepsis en un 19 por ciento. En España el 76 por ciento de las madres optan por la leche materna tras el nacimiento.


La leche materna de la propia madre reduce el riesgo de complicaciones a corto y largo plazo en los bebés que pesen menos de 1.500 gramos al nacer, según Paula Meier, directora de Investigación Clínica y Lactancia del Centro Médico de la Universidad de Rush (Chicago).
Durante el Symposio Internacional de Lactancia Materna promovido por Medela y celebrado en Madrid, Meier destacó, entre la disminución en el desarrollo de patologías, la septicemia de inicio tardío, enterocolitis necrosante, la neumopatía crónica y otras como el crecimiento insuficiente, retraso neurocognitivo y el reingreso después del alta de la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).
Un estudio realizado con la colaboración de 430 parejas de madres y bebés en el Rush University Medical Center de Chicago constató que la importancia residía en la cantidad de leche materna recibida y en el plazo de tiempo en el que los recién nacidos eran alimentados únicamente con leche humana. Las posibilidades de que el bebé sufriese una enfermedad infecciosa (sepsis) se reducían al 19 por ciento tras los primeros 14 días de vida ingiriendo 10 ml de leche adicionales y, si esta práctica continuaba hasta completar los primeros 28 días de vida, la prevención aumentaba de forma considerable. En el caso de la enterocolitis necrosante neonatal, el riesgo disminuía hasta tres veces tras los primeros 14 días de vida. También se ha observado que este impacto, además de sanitario, es económico. "Por cada 50 ml de leche materna que recibe un bebé entre las dos semanas y el primer mes de vida, los costes de la UCIN disminuyen en 23.000 dólares", precisó Meier.
Lactancia en EspañaEn España, el 76 por ciento de las madres optan por la lactancia materna tras el nacimiento del bebé, según datos de de la ONG Save the Children, pero muchas de ellas abandonan durante los primeros meses. Esto sitúa a España a más de 10 puntos por debajo de la media que presentan los principales países desarrollados y muy alejados del 96 por ciento que presenta Alemania o el 90 por ciento de Portugal.
Entre las madres que deciden alimentar a sus hijos con leche materna, el estadio del primer y el tercer mes resultan fundamentales para la eficiencia de este tipo de alimentación. Según Jaqueline Kent, investigadora del Grupo Hartmann de Investigación en Lactancia Materna de la Universidad Western (Australia), durante esos meses disminuye progresivamente la cantidad de tomas y aumenta la leche ingerida. Este ritmo se mantiene hasta el sexto mes, momento en el que la OMS recomienda abandonar la lactancia materna.

Causas por las que "no sube la leche materna"

Pese a los beneficios que supone la lactancia materna, muchas madres no pueden amamantar a sus bebés por falta de leche. "La causa más común es el estrés", informa Meier, que realizó un estudio en el que se indicaba que las madres primíparas presentaban el doble de cortisona en la saliva que las que ya habían tenido algún hijo. Las cesáreas de riesgo también condicionaban la alimentación del bebé durante los primeros días, a causa del estrés. Además, la obesidad materna aparece como factor importante en el retraso de la subida de la leche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada