Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

lunes, 21 de abril de 2014

Mamografía a partir de 75: manda la expectativa de vida

A partir de los 74 años, la expectativa de vida de la mujer es el único asidero que tiene el médico para decidir, en consenso con su paciente, si realizar o no mamografías para cribar el cáncer de mama.



A partir de los 74 años, la expectativa de vida de la mujer es el único asidero que tiene el médico para decidir, en consenso con su paciente, si realizar o no mamografías para cribar el cáncer de mama. Una amplia revisión que se publica hoy en JAMA concluye que, puesto que este grupo de edad no se incluye en los estudios sobre mamografía, tampoco hay evidencias que avalen que el cribado contribuye a que las mujeres vivan más y con más salud.
El metanálisis, coordinado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco y la de Harvard, en Boston, ha recogido datos de todos los estudios efectuados entre 1990 y 2014 que identificaban factores de riesgo de cáncer de mama tardío en mujeres de 65 años o mayores; también, los trabajos que evaluaban la mamografía a partir de los 75 años.
Puesto que no encontraron estudios aleatorizados sobre los beneficios del cribado mamográfico en mujeres a partir de los 74, los autores concluyen que no pueden afirmar que la mamografía sea beneficiosa en este grupo de edad. Los estudios longitudinales hallaron que las mujeres mayores sanas sometidas al cribado tenían menos probabilidades de morir de cáncer de mama, pero la prueba no resultó beneficiosa en las mujeres con problemas médicos graves.
Los algoritmos que se usan para determinar el riesgo de este cáncer no son aplicables a partir de los 74; factores como la edad de menarquia o de la maternidad dejan de ser relevantes a esa edad; en cambio, los años constituyen en sí mismos un factor de riesgo del tumor. De hecho, parece demostrado que se extrae más beneficio de la mamografía en las décadas de vida de los 50 y los 60, que en la de los 40.
Así, la decisión debe establecerse de forma individual, atendiendo a las preferencias de la paciente, y compartiendo con ella información sobre el riesgo de sobrediagnóstico y sobretratamiento, cuya sombra planea sobre esta prueba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada