Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

lunes, 14 de febrero de 2011

Cirugía quiere ofertar en el Hospital nuevos servicios para mujeres con cáncer de mama


El equipo de cirugía general del Hospital San Agustín pretende ampliar la cartera de servicios en el futuro con la aplicación de nuevas técnicas enfocadas, principalmente, a las mujeres con cáncer de mama. El responsable del área, José Ignacio Jorge Barreiro, explicó que su intención es ofrecer cirugía oncoplástica e incluso prótesis mamarias. De ahí que los cirujanos avilesinos trabajen desde hace tiempo para alcanzar un nuevo reto: la colocación de implantes de mama a aquellas mujeres que se sometan a cirugía ablativa para extirpar un tumor y deseen que se reconstruya su pecho.

«En el San Agustín vamos a ser los cirujanos generales los que realicemos este tipo de operaciones que ya se hacen en otras comunidades», manifestó el jefe del servicio. Un integrante de su equipo ya ha participado en un curso de formación sobre prótesis mamaria. «Nuestro objetivo es que los pacientes tengan más opciones en el San Agustín», explicó el especialista, que ya ha hecho llegar su propuesta a la dirección del centro.

La cirugía oncoplástica que se pretende realizar en el San Agustín consistirá en «hacer espacio para la posterior colocación de una prótesis» al mismo tiempo que se extirpa el cáncer de mama. De esta forma se evitará una operación posterior para reconstruir la mama de las mujeres que, por las características del tumor, deben someterse a una mastectomía. José Ignacio Jorge Barreiro destacó que cada vez son menos las pacientes que se quedan sin el pecho completo fruto de una operación de cáncer de mama. Esta práctica, no obstante, será consensuada en cada caso con las enfermas.

El servicio de cirugía general tiene también entre sus objetivos aumentar la cirugía mayor ambulatoria -el pasado año se realizaron alrededor de 700 intervenciones de este tipo, que permiten a los pacientes regresar a casa en 24 horas- y también la de corta estancia quirúrgica. Estas últimas operaciones, utilizadas para subsanar hernias, cataratas, problemas óseos o de próstata, entre otras patologías, ya supone el sesenta por ciento del total de operaciones que se practican en el San Agustín y permite también que los enfermos regresen a casa antes de cuatro días. «Lo que queremos es que los pacientes de corta estancia quirúrgica permanezcan en la segunda planta en lugar de ingresar en la quinta de hospitalización para que no se mezclen con pacientes con patologías más graves por comodidad, para evitar infecciones y para que su estado de ánimo no decaiga», explicó Barreiro.

Destacó, además, que en Avilés se intervienen a unos 400 enfermos con cáncer al año si bien las mujeres con cáncer de mama únicamente permanecen hospitalizadas alrededor de tres días de media. «El ochenta por ciento de la atención ya es domiciliaria y los beneficios para el paciente son tremendos», dijo. «Nuestro objetivo es que los pacientes se encuentren bien y satisfechos. El siguiente fin es cumplir con la organización», recalcó.

El equipo de Barreiro es uno de los más dinámicos del San Agustín. El servicio concluyó el pasado ejercicio sin apenas lista de espera -los pacientes oncológicos son una prioridad- y sin realizar peonadas (turnos extra en horario de tarde, generalmente) o alargar las jornadas. «Creo que mantenemos nuestras listas dentro de los objetivos marcados por el Sespa (Servicio de Salud del Principado de Asturias) y sin enviar pacientes fuera, algo que sí hacen tres servicios del San Agustín», manifestó el especialista, que consideró que este trabajo debería recompensarse con un aumento de los salarios. «Los caminos de la gestión pasan por aquí: a más productividad con excelente eficiencia y eficacia deberían subirse los sueldos», concluyó.

fuente: INE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada