Buscar en esta Enciclopedia

jueves, 14 de abril de 2011

La creación de la unidad de mama en Lugo redujo la práctica de mastectomías en un 35%

La unidad de mama del hospital de Lugo -que tiene carácter oficial desde hace unos días, pese a que oficiosamente lleva unos siete años funcionando- ve cada año una media de 200 casos de cáncer, de los que la inmensa mayoría, sobre 170, necesitan cirugía. Desde que el hospital dispone de un equipo multidisciplinar y especializado en patologías de mama se ha logrado reducir en un 35% el número de mastectomías practicadas.

El radiólogo Manuel Vázquez Caruncho, coordinador de la unidad, señala que, por ejemplo, en 2007 fueron 154 las mastectomías que se realizaron, mientras que, unos años antes, esa práctica hubiera afectado a unas 180 mujeres. La aplicación de la oncoplastia permitió a un buen número de mujeres de Lugo conservar el pecho después de la eliminación del tumor, algo que con anterioridad al 2003, si bien sí se hacía en otros hospitales, no se podía acometer en Lugo por la imposibilidad de aplicar las técnicas adecuadas. «Hoy en día, Lugo tiene las mismas opciones en el tratamiento del cáncer de mama que cualquier otro centro de la comunidad», señala Vázquez Caruncho, que destaca las repercusiones positivas que tiene para la recuperación de la paciente conservar la mama tras sufrir un cáncer.

La generalización del examen del ganglio centinela (primer ganglio de una cadena linfática), que permite conocer si se extiende el tumor, también se produjo al amparo de la unidad. Aunque la ganmagrafía debe hacerse en A Coruña, a la espera de la puesta en marcha en Lugo del servicio de Medicina Nuclear, la biopsia posterior se hace en el Lucus Augusti.

Esa prueba ha permitido un descenso notable de los vaciamientos de axila, que pueden causar en las enfermas problemas de movilidad o hinchazón del brazo.

Plazos

El sustancial recorte de plazos para conocer un diagnóstico firme es otro de los efectos de la creación de la unidad de mama, que nació impulsada por el jefe del servicio de Cirugía General y Digestivo, José Félix Arija. «Ahora, si hay sospecha de patología, la paciente pasa por la unidad en menos de diez días», apunta el coordinador.

Además, en una sola consulta se le hacen todas las pruebas, desde la mamografía hasta la biopsia si ésta fuera necesaria. En las dos semanas siguientes, la mujer puede tener un diagnóstico firme. «Antes se podía tardar varios meses porque pasaba por distintos servicios», destaca el radiólogo. El proceso habitual era que en la consulta del médico de cabecera se le diera un volante para pedir cita para una mamografía. Tras verla, solía remitirse al ginecólogo, que pedía pruebas complementarias, se le citaba para hacérselas y, después, se comunicaba el diagnóstico. En conjunto, todo el proceso podía durar varios meses y obligaba a la mujer a pasar por varios servicios.

El establecimiento de vía rápidas desde Primaria hace que los facultativos cuenten con permanente posibilidad de consulta y derivación de pacientes. El coordinador de la unidad analiza cada volante para establecer la urgencia, en virtud de la cual se cita a las mujeres.

Además de Primaria, la vía de acceso más frecuente es la del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama de la Xunta, que incluye revisiones periódicas a mujeres de entre 50 y 65 años . La unidad de exploración y lectura de ese plan se encuentra en el San José, aunque se trasladará al centro de la Praza do Ferrol. Si se les ve alguna alteración en la mamografía, esas mujeres son derivadas a la unidad del Hula para hacerse las pruebas.

Las pacientes también llegan, aunque en menor medida, derivadas de consultas de otras especialidades, pero en ningún caso directamente de Urgencias. «Sólo existe una patología de mama urgente, que son los abscesos, y esos los atendemos en el día», apunta. En el resto de casos, las mujeres que acuden a Urgencias son examinadas en ese servicio y, si se considera pertinente, se envía a la unidad el mismo volante que remitiría, por ejemplo, su médico de cabecera para que sea valorado y la paciente citada posteriormente.

«Es muy comprensible el miedo, pero no nos parece ético que una mujer que acuda a Urgencias por un bulto, por ejemplo, sea atendida en 24 horas y otra que va a su médico, en una semana; todas deben recibir el mismo trato», apunta el coordinador de la unidad.

EQUIPO

  • Cada año, 6.000 mamografías. El equipo de facultativos de la unidad incluye un radiólogo, el doctor Vázquez Caruncho, con dedicación exclusiva. Examina unas 6.000 mamografías al año. Con dedicación preferente, también forman parte dos cirujanos (los doctores Gegúndez y Martín) , un ginecólogo (doctor Castro) y dos oncólogos (doctores Varela y Álvarez).
  • 350 biopsias. Entre las pruebas anuales que se realizan en la unidad figuran unas 350 biopsias y alrededor de 2.000 ecografías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada