Buscar en esta Enciclopedia

jueves, 28 de abril de 2011

Cáncer de mama; quererse, cuidarse



Doctora María Caridad Rubio, jefa del Servicio de Mastología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) y presidenta del grupo especial de trabajo para el control del cáncer de mama en Cuba.

Suscita incertidumbres y múltiples interrogantes. En ocasiones, nos dejamos llevar por creencias no probadas que escuchamos de amigos, vecinas o familiares, pero no acudimos a un especialista en la materia.

Esto suele ocurrir mayormente por temor a escuchar un diagnóstico no deseado y para el cual no se está preparada. Se olvida que en muchas ocasiones una prescripción a tiempo hace la diferencia.

Por estas razones Somos Jóvenes acude a la doctora María Caridad Rubio, jefa del Servicio de Mastología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), y presidenta del grupo especial de trabajo para el control del cáncer de mama en Cuba, en busca de orientación y respuestas.

SJ: Doctora, ¿cuándo comenzar el autoexamen?

“La mujer debe, ante todo, conocer las características de su tejido mamario, a fin de compararlo y así poder notar las diferencias para dar importancia a los nuevos hallazgos que pudieran aparecer.

“Por ello, es importante realizarlo incluso desde que comienza el desarrollo mamario (7-9 año de edad). Esto posibilita el conocimiento y reconocimiento de sus pechos y ante cualquier sospecha hacer una visita temprana al médico”.

SJ: ¿Cómo realizar el examen?

“Debe hacerlo la propia mujer una semana después de su ciclo menstrual, y si es posible, hacerse ver una vez al año por un especialista o su médico de la familia.

SJ: ¿Qué hacer cuando se palpa alguna anomalía?

“Ante la evidencia de algo diferente debe consultar a un experto, para definir qué ocurre. Es válido aclarar que todo lo que se palpa no es malo”.

SJ: ¿Esta constancia debe observarse también en el período de gestación?

“Durante el embarazo los pechos sufren cambios importantes influidos por las hormonas. Aumentan de tamaño, y es un tanto difícil hacer un examen adecuado.

“En esta etapa hay que tener mucho cuidado e higiene. Desde la captación del embarazo hay que exigir el examen físico de las mamas.

“Queremos promover la importancia de la lactancia materna no solo por la relación afectiva que se desarrolla entre madre e hijo y por el valor de la leche materna como alimento ideal para el bebé, sino también porque algunos estudios sugieren que puede reducir ligeramente el riesgo de cáncer de seno.

“Por otra parte, si bien es cierto que un embarazo temprano no es aconsejable, tampoco es recomendable que sea después de los 30, pues mientras más temprano madure la mama, menos riesgo de cáncer existe”.

SJ: Hablemos sobre la relación familia y cáncer de mama.

.”Existen evidencias científicas de la herencia en la transmisión de la enfermedad. Es vital que mujeres que tengan familiar de primera línea (madre, abuela, tía o hermana) que padezca o hayan padecido la enfermedad adopten una actitud consecuente tanto en su auto-cuidado como el manejo de este riesgo por un experto”.



SJ:¿Cuáles serían los principales?

“Hay dos factores fundamentales que no podemos cambiar, uno es el solo hecho de ser mujer y la edad, pues a medida que la mujer avanza en edad las posibilidades de contraer cáncer de mama aumentan.

“Ahora bien, las mujeres de raza blanca tienen un índice ligeramente más alto de padecer este tipo de cáncer respecto a las de raza negra. Las hembras hispanas, asiáticas y las indias americanas tienen un riesgo menor.

“Las féminas que comenzaron sus períodos a una edad temprana (antes de los 12 años) o que experimentaron el cambio de vida (menopausia) después de los 50 años pueden tener mayor riesgo.

“El consumo de alcohol está claramente relacionado con el cáncer de seno. El sobrepeso es otro factor que influye, especialmente después de la menopausia.

“Se ha demostrado que la dieta y el peso influyen en otros tipos de cáncer y de enfermedades del corazón, por lo que la Sociedad Americana del Cáncer recomienda mantener un peso saludable.

“La relación entre el ejercicio y el cáncer es un área nueva de estudio. Algunos sugieren que el ejercicio en las jóvenes puede proporcionar protección de por vida contra el cáncer del seno. Incluso la actividad física moderada en los adultos podría reducir el riesgo.

“De igual manera se están llevando a cabo más investigaciones para confirmar estos hallazgos”.

SJ: Entonces, ¿puede prevenirse el cáncer de mama?

“Aunque conocemos algunos de los factores de riesgo, todavía no sabemos qué causa la mayoría de los tumores cancerosos del seno. Por ahora, la mejor estrategia es reducir sus factores de riesgo siempre que sea posible”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada