Buscar en esta Enciclopedia

martes, 21 de junio de 2011

La mama normal, la sana, es una gran desconocida"



Entrevista al Dr. Prats Esteve


El doctor Prats (Barcelona, 1943) está considerado como una de las eminencias a nivel mundial en el campo de la Senología. Tras una larga trayectoria profesional, actualmente es profesor de Cirugía en la Universidad de Barcelona y ejerce en el Centro de Diagnóstico de las Afecciones Mamarias y en la Unidad de Senología de la Clínica Planas. Fue fundador de la Sociedad Española de Senología, entidad de la que recibió la Medalla de Oro el año pasado. También es presidente honorario de la sociedad a nivel internacional.
MARÍA LÓPEZ - VIGO El doctor Prats, con una amplia experiencia profesional en el campo de la Senología, interviene hoy en Vigo en un encuentro profesional que reúne a 150 médicos y enfermeras, y que este año organiza Gonzalo de Castro, cirujano de la única Unidad de Patología Mamaria de Galicia, en el Meixoeiro.

–Se encarga de la conferencia magistral de la Reunión de Patología Mamaria. ¿Qué mensaje quiere transmitir?

–El título dice: “De la mama enferma a la Senología: un camino apasionante”. Esto parece un poco raro, pero es que la Senología estudia la mama normal y la enferma, con la idea de que si no conocemos lo normal, mal comprenderemos cuando se vuelve patológica. La mama es un órgano muy peculiar y hay que tratarlo con un enfoque humanista.

–Con las técnicas que existen hoy en día para diagnosticar y tratar el cáncer de mama, ¿qué porcentaje de mujeres se cura?

–Esto no gusta mucho en el concepto de la Senología. Los avances científicos ahora se aglomeran tanto que hay quien puede llegar a creer que ya lo tenemos todo solucionado, y es un camino en el que aún no hemos llegado a la meta.

–Todavía queda mucho por recorrer...

–Aún no sabemos si mucho o poco, pero queda por recorrer, porque estos enormes avances van aumentando el número de curaciones, pero aún hay pacientes que no se pueden curar. El mensaje ha de ser que se trata de un camino en el que aún no hemos llegado a la meta. Es un camino además difícil, y hay que entusiasmarse para seguirlo.

–Se refiere a los tumores de mama.

–A todo, porque hay otros muchos aspectos de la mama normal y de las enfermedades benignas, que también estamos en ello. La mama normal es una gran desconocida.

–¿Entre las mujeres?

–Los médicos investigamos poco y las mujeres la desconocen. Hicimos una encuesta sobre los conocimientos de las mujeres de su propia mama. Yo ya pensaba que las mujeres y los médicos conocíamos poco, y la encuesta me dio la razón. Hay toda una serie de aspectos... Ya no digamos el sujetador: el 70% de las mujeres no lleva la talla y la copa que le corresponde. Muchas pacientes vienen a consulta con dolores y son debido al sujetador. Preguntas por ejemplo como cuántos orificios hay en el pezón para salir la leche... Son entre doce y catorce. Y muchas otras cosas que se desconocen. .

–Cree que para conocer la mama enferma hay que conocer la sana.

–Sí, y muchas otras cosas. Ahora salen publicadas cosas raras que supuestamente producen cáncer de mama, como los teléfonos móviles, que aunque con la mama no se han metido, ya se había dicho antes. Esas cosas desinforman a las mujeres, les crean angustia.

–Pero es cierto que cada vez se detectan más casos de cáncer de mama y en estadios más precoces.

–Cada vez tenemos mejores tratamientos, menos mutilantes y se curan más pacientes, pero aún no hemos llegado al final. También, por otra parte, hay más cánceres de mama, aumenta la incidencia, pero también la supervivencia. ¿Y por qué cada vez hay más casos? Ni los teléfonos móviles, ni los desodorantes...

–¿Por qué?

–Hay muchas posibilidades. Hay más agresiones a las células. Seguramente llegaremos a la conclusión de que el cáncer es una alteración de los genes.

–¿Qué factores de riesgo tienen estos tumores, aparte del componente genético?

–Con reconocimiento científico, solo el riesgo genético (presente entre un 5 y un 10% de los cánceres de mama), la historia familiar y el riesgo histológico. El principal factor de riesgo es ser mujer [sonríe], porque el hombre solo representa el 1,5%. Otro aspecto importante es la edad. En España tenemos en todas partes campañas de prevención que acaban a los 65 o a los 70 años, y las mujeres ya no son convocadas y se piensan que no pueden desarrollar la enfermedad. Y no. El riesgo aumenta con la edad. Pero lo demás, si tener más o menos niños, si darles el pecho o no, tomar tratamientos hormonales moderados y regulados, desodorantes,... Todos estos factores no son útiles para nada y no deben preocupar a las personas.






fuente: faro de vigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada