Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

domingo, 5 de junio de 2011

¿Las protesis de seno son completamente seguras?


Curioso. Muy curioso apellidarse Biggs y dedicar la vida a agrandar los senos de las mujeres.

Pero no fue su apellido, sino la sensación de sostener una bolsa de sangre en la mano, lo que hizo que Thomas Biggs pensara en imitar la textura y la sensación de una conocida forma del cuerpo femenino.

Siendo residente de medicina, en 1962, Biggs se enteró de la producción de moléculas de silicona, y el resto es historia: fue pionero en el uso de implantes y, desde entonces, este ex capitán de la fuerza aérea de los Estados Unidos ha sido responsable de unas 8.000 cirugías de aumento de senos.

Aunque hace dos años se retiró de la plástica, sigue siendo una autoridad en el tema y su vocero en el mundo. A su paso por Cali, hablamos con él.

Doctor Biggs, ¿cómo llegó a la conclusión de que la silicona es ideal para los implantes de seno?

Por muchos años y en muchas culturas, el tamaño de los senos ha tenido gran importancia. Por eso se probaban implantes con diferentes materiales como cristal, cartílago, esponjas, sacos de diferentes materiales sintéticos y hasta parafina. Pero la silicona no produce ninguna reacción nociva como la de los otros materiales. Es suave y se adapta a la forma del cuerpo.

¿Quién fue su primera paciente?

Una mujer que tenía tatuajes en los dos senos. Decía ‘Timmy’ en un seno y ‘Fred’ en el otro. Cuando se cansó de Fred, removió ese tatuaje. Así fue que la conocí. Le pregunté si deseaba hacerse un aumento de senos y ella aceptó encantada. Hace poco hable con ella, tiene los mismos implantes que le puse entonces, pero ahora se los quiere cambiar por unos más pequeños.

¿Qué riesgo se corre con los implantes de seno?

Los cuerpos no son iguales y una cirugía siempre tiene riesgos, por la anestesia, por la reacción ante un cuerpo extraño. Es como ir a la jungla: tal vez hagas todo lo correcto, pero no puedes controlar la serpiente que cae de un árbol o el cocodrilo hambriento que se estaciona a mitad de camino. Sin embargo, la mayoría de imprevistos se presentan cuando la cicatriz se contrae, ocasionando que el implante se sienta duro al tacto.

¿Con qué criterio se elige el tipo de implante según el paciente?

La elección depende las medidas del cuerpo, incluido el tórax. Ya existe un sistema en tercera dimensión que, por medio de tres fotos, determina el tipo de implante más conveniente para la paciente. Este sistema, llamado Crisalix, da la oportunidad de ver cómo va a quedar la paciente, no sólo desnuda, también con ropa, para apreciar cómo queda el escote.

¿Qué inconvenientes se presentan al operar a una menor de 18 años?

Primero que todo, es una cuestión ética. El médico decide a quién operar y a quién no. Yo no lo recomiendo, porque el cuerpo aún está en proceso de desarrollo y esta cirugía tiene implicaciones psicológicas. Las pacientes se llenan de expectativas y, como su cuerpo sigue cambiando, es posible que no luzcan como esperaban.

¿Y hasta que edad es aconsejable?

He operado a mujeres de hasta 65 años. En ocasiones, he operado a la abuela, a la mamá y a la hija. Según los estudios que se han realizado hasta el momento, no hay incidencia de cáncer debido a los implantes.

¿Los implantes pueden impedir que se detecte el cáncer de seno?

Jamás. Antes es más sencillo, porque el implante se pone debajo de la glándula mamaria.

¿Cuánto tiempo hay que esperar después de operar por cáncer?

Puede ser inmediatamente, todo depende de cómo esté el tejido y de la cantidad de piel.

¿La reacción de sus pacientes después de la operación dista mucho?

En 8.000 casos, son muchas las reacciones que uno ve. Siempre recibo muchas cartas. Hay palabras que te hacen sentir orgulloso. Una vez, una paciente me escribió que le había permitido volver a ser quien era. En otra ocasión, escribieron: “Me has devuelto la vida”.

Perfil de Thomas Biggs

Residencia: Houston, EE.UU.

Estudios: Recibió título de medicina y cirujano plástico del Baylor Hospital.

Trayectoria: fue jefe del departamento de cirugía plástica de la Fuerza Aérea de los EE.UU. Miembro de la Cronin Brauer & Biggs Clinic Association, que inventó las prótesis de senos. Profesor emérito del St. Joseph Medical Center, donde fue jefe de cirugía. Enseña en la división de Cirugía Plástica del Baylor College of Medicine.

Reconocimiento: fue nombrado en 2005 ‘Cirujano plástico distinguido’ de la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Houston. Sólo dos en 50 años recibieron tal honor.


fuente: el país

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada