Buscar en esta Enciclopedia

martes, 17 de mayo de 2011

Autoexploración de mama, una oportunidad de controlar un cáncer

Tan sólo en el Hospital de San José del IMSS Puebla se atienden 400 nuevos casos de cáncer de mama al año.

Puebla, Puebla.- Aunque no se conoce con exactitud la causa del cáncer de mama, existen algunos factores que incrementan el riesgo de padecerlo: antecedentes familiares directos de cáncer de este tipo, primer embarazo después de los 30 años, nuliparidad -no haber tenido partos-, ausencia de lactancia, obesidad, así como el consumo prolongado de alcohol.

El cáncer de mama es un crecimiento anormal y desordenado de células del epitelio de los conductos mamarios que tienen la capacidad de diseminarse, comentó el doctor José Manuel Galicia Ramos, oncólogo y Director de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Hospital de Especialidades (HE) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

El especialista indicó que el primer signo suele ser un bulto que, al tacto, se nota diferente del tejido mamario. Se siente con bordes irregulares, duro, generalmente no duele al tocarlo. En ocasiones aparecen cambios de color y rigidez en la piel de la zona afectada.

El IMSS recomienda que cuando se detecte cualquier anomalía se consulte de inmediato con el médico, ya que hay tumores malignos que sí duelen, tienen bordes regulares y son suaves al tacto.

Otros signos que pueden aparecer son: dolor o retracción del pezón, irritación o hendiduras de la piel, inflamación de alguna parte del seno, enrojecimiento o descamación o secreción por el pezón, que no sea leche materna.

El doctor Galicia apuntó que la autoexploración permite a la paciente localizar tumores más pequeños que los que pueda detectar el médico, pues la mujer estará familiarizada con sus senos y podrá detectar cualquier cambio.

El especialista recomendó que la autoexploración se realizarse después de la menstruación. Explicó que la mujer debe ponerse frente a un espejo, con los brazos hacia abajo y observar la simetría de las mamas, el aspecto, el perfil, etc. Hay que buscar zonas enrojecidas, bultos o hendiduras y asegurarse de que los pezones y areolas no estén retraídos o hundidos.

Posteriormente debe repetir la operación, pero con los brazos elevados sobre el cuello. Los senos deberán elevarse de la misma manera y, en esa posición, comprobar que no hay ningún bulto o hendidura.

Con la yema de tres dedos hay que ir realizando movimientos circulares desde la parte más externa de la mama hacia el pezón, a modo de espiral.

Otro movimiento que se puede realizar con los dedos es en forma de eses, ir recorriendo el seno de un lado al otro. El tercer movimiento es radial, comenzando desde el pezón hacia fuera. Una vez explorada la mama, hay que realizar la exploración de la axila para intentar descubrir la existencia de bultos en esta zona.

Finalmente, el doctor Galicia comentó que este examen se deberá realizar una vez al mes en las dos mamas y axilas.

fuente: poblanerias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada