Buscar en esta Enciclopedia

martes, 24 de mayo de 2011

Un foro para la esperanza

Marbella.

Las expectativas de las pacientes con cáncer de mama han cambiado mucho y para mejor en los últimos años. Esa es una de las pocas certezas que admiten sin discusión los expertos que se reúnen desde ayer en el seno del XII congreso de la Sociedad Española de Diagnóstico por Imagen de la Mama (SEDIM), que acogerá hasta mañana el Palacio de Congresos de Marbella.
Estos mismos especialistas afirman que, de forma global, la mortalidad por cáncer de mama se ha reducido entre un 20 y un 30 por ciento en la población de estudio gracias a la realización periódica de mamografías. Eso sí, Carmen Carreira, presidenta del comité científico, especifica que este porcentaje puede ser un poco inferior en pacientes más jóvenes. Hay varios motivos que explican la tendencia, según apunta esta experta. «Por un lado, en mujeres menores de 50 años el cáncer de mama es menos frecuente; y por otra parte, los senos jóvenes, al ser más densos, ocultan mejor un posible tumor». Carreira afirma, asimismo, que en grupos de menos edad los tumores pueden ser más agresivos y no son infrecuentes los falsos positivos y negativos.
Esta especialista concreta que, por regla general, las revisiones se efectúan a partir de los 50 años, aunque hay comunidades que lo adelantan. Desde los años noventa, los responsables sanitarios de cada región se encarga de enviar una citación médica a todas las mujeres de entre 50 y 69 años para realizarse la revisión de mamas cada dos años. Los expertos reunidos bajo el paraguas de la SEDIM reconocen que la eficacia de la tecnología y el aumento de los diagnósticos fuera del programa de detección precoz sacan a la palestra la posibilidad de empezar antes las revisiones. De momento, la idea solo flota en el aire.
La presidenta de la SEDIM, Marina Álvarez, advierte de que en España se diagnostican al año 15.000 nuevos casos. «El diagnóstico precoz a través de las mamografías periódicas es actualmente el arma más importante para frenar los efectos de esta enfermedad», incide. De hecho, según datos de esta sociedad médica, más del 90 por ciento de mujeres diagnosticadas de manera temprana superan el cáncer. Álvarez añade que además de disminuir la mortalidad, el diagnóstico precoz a través de la mamografía aporta otros beneficios, como la aplicación de tratamientos menos agresivos que la mastectomía.
Este será solo uno de los temas que tratarán los 300 especialistas del país dedicados al diagnóstico por la imagen de la mama que se reúnen en el congreso, en el que se han presentado 87 comunicaciones, con aportaciones de médicos italianos y portugueses.
Ultrasonidos 3D
Además, el foro tratará los avances y las nuevas tecnologías en el campo del diagnóstico como la tecnología de ultrasonidos 3D. Un ecógrafo desarrollado por Siemens que sirve para adquirir de manera automática una imagen de todo el volumen de la mama realizando un estudio completo en menos de diez minutos. «En el caso de pacientes jóvenes y postmenopáusicas con mamas densas y que obtienen una mamografía negativa, la ecografía 3D podría proporcionar un diagnóstico más temprano, detectando lesiones no vistas», explica Francisca Gras, radióloga especializada en Patología Mamaria del Centro de Diagnóstico por la Imagen de Tarragona. «Esto, en el caso de pacientes más jóvenes -subraya-, resulta especialmente importante al tratarse de mujeres que por su temprana edad no se incluyen aún en los programas de cribado». Actualmente en España solo existen tres equipos como estos -dos en Cataluña y uno en Valencia- y además, actúan en el ámbito de la sanidad privada.

fuente: diario sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada