Buscar en esta Enciclopedia

Cargando...

sábado, 7 de mayo de 2011

menor exposición a estrógenos menor riesgo de cáncer de mama

Algunos estudios vinculan la aparición del cáncer de mama con determinados variantes.

Uno de los últimos es el realizado por unos científicos catalanes que relacionan la enfermedad con las pastillas anticonceptivas.

A este respecto, Manuela Camacho, secretaria de ACMUMA (Asociación ceutí de mujeres mastectomizadas) explica que las hormonas “juegan un papel muy importante en la aparición del cáncer”, por lo que “a una menor exposición de estrógenos, menor riesgo de padecerlo”.


“Hay muchos estudios, pero la fiabilidad de estos depende”, explican desde ACMUMA (Asociación ceutí de mujeres mastectomizadas). La secretaria de la entidad, Manuela Camacho Macías, hace referencia a los estudios publicados, frecuentemente, sobre el cáncer de mama y los factores que pueden acelerar o provocar su aparición.

Uno de los últimos es el que han realizado unos investigadores del Centro de Regulación Genómica (CGR) de Barcelona, que publicarán a finales de mes en la revista ‘Cancer Research’, y en el que analizan la teoría de que tomar anticonceptivos aumenta, en determinadas mujeres, el riesgo de padecer cáncer de mama.

El estudio refleja que las personas que tienen el gen BRCA1 mutado —es el que se encarga de equilibrar los niveles de progesterona en el organismo—, al no disponer de ese regulador de la hormona, tienen mucho más riesgo de aumentar las células y también de desarrollar la enfermedad. A este respecto, Camacho explica que a la hora de identificar las causas del cáncer de mama, “se están llevando a cabo muchos estudios, incluso un análisis del papel que juegan las alteraciones en los genes BRCA1 Y BRCA2”, y que es el tipo de cáncer del que habla la citada investigación. “El BRCA1 es responsable de aproximadamente entre el 5 y el 10% de los cánceres diagnosticados, y de la mitad de los cánceres de mama familiar, por lo que en el caso de que una mujer con hijas lo presente, estas estarán controladas”, explica. En este sentido, añade que también afectan otro tipo de variantes, como podrían ser “la frecuencia y el tiempo de la revisión, la cirugía profiláctica, la terapia hormonal sustitutiva y la quimioprofilaxis”.


Por otro lado, otra relación que establecen con frecuencia los estudios sobre el cáncer es la que se podría establecer entre las mujeres que no han tenido hijos y las que sí en relación a las posibilidades de padecer un cáncer. “La vinculación sería con la lactancia”, anota la secretaria de ACMUMA.


“Las hormonas juegan un papel muy importante en la aparición del cáncer de mama”, explica Camacho. “Uno de los factores de riesgo conocidos en relación con la aparición de la enfermedad es la exposición excesiva del tejido mamario a los estrógenos y, propablemente, a la progesterona, que son unas hormonas segregadas por los ovarios y por las glándulas suprarrenales, entre cuyos efectos está la maduración de los órganos sexuales incluidas las mamas”, comenta, y añade: “Su función es estimular a las células a multiplicarse”. En este sentido, Camacho ha explicado que como el cáncer de mama “es un proceso oncológico en el que las células sanas de la glándula mamaria degeneran, se multiplican cuando no es necesario y se transforman en tumorales”; lo que significa es que cuando una mujer está embarazada “la secreción de estrógenos disminuye a favor de otras hormonas de la gestación”.


Esto se traduce en que como el embarazo (y también la lactancia, si la mujer opta por ella) provoca “un cierto descanso estrogénico” al no haber menstruación, ese periodo conlleva, según explican desde Acmuma, “una menor exposición a estrógenos, y por tanto, menor riesgo de padecer cáncer de mama”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada